LLORDI

Pintura

Cada obra se revela como un mundo propio, una ventana hacia una dimensión sensorial en constante evolución.
A medida que recorremos cada obra cambian sus matices de color como una una experiencia caleidoscópica, que se despliega en una coreografía única para cada espectador.