Germán Casalla

Pintura

Mis obras terminan pareciendo caramelos. El deseo y lo prohibido habitan en ellas. Algo profundo y propio.
Necesito que nades, que te metas. Se parece mucho al sexo o a la música. Metete.