MARTINA ESTRADA

La naturaleza nos invita a la comunión respetuosa de las especies, sus vestigios habitan nuestro entorno y me convocan para restaurar la confluencia vital que nos compone. Recojo las piezas que el tiempo ha dejado, huellas testigo de la permutación de la forma. Recojo por los caminos la muda magia de sus rasgos, la belleza innata de la materia que es perseverante y eterna. Suspendida, recostada, retratada. Propongo un encuentro enlazando la contemplación analítica y la mirada serena mientras el devenir de la vida persiste en sucederse una y otra vez.